miércoles, 11 de octubre de 2017

Belleza oculta... o la frágil senda del éxito



Nada tan publicitario como un hombre de éxito en el centro del mundo de los intercambios económicos, la gran manzana. Un joven creativo encabeza el rotundo éxito de una empresa de publicidad. Todo parece conducir a un final feliz. Un discurso inicial que nos adentra en la vulnerable existencia humana marcada por tres mágicos conceptos.
Amor, Tiempo y Muerte… Interrogantes del ser humano de todos los tiempos y todas las clases sociales. Conceptos que traspasan la piel hasta sumergirse en la epidermis y ser capaces de conmover las mismas entrañas y con ellas la propia forma de ser y estar en el mundo que nos ha tocado vivir.

Howard ve cómo el castillo vital que ha construido se desmorona tras la muerte precoz e inesperada de su hija. Tras ello se sumerge en una profunda depresión y repite cada día aquella rutina que hace crecer el monstruo de la autodestrucción, reconstruir castillos de dominós que se derrumban cada poco.
En un intento de rescatarlo y rescatarse a si mismos, tres amigos reinventan una realidad que pueda sacar del agujero a su amigo. Invocan los conceptos que fueron la musa de la creatividad, de toda la humanidad, el Amor, el Tiempo y la Muerte… La medicina recreada para Howard acaba siendo efectiva, pero contra todo pronóstico, los interrogantes clave de la existencia humana no son sólo para Howard, se extienden y entrecruzan…

Merece la pena adentrarse en esta película. Pero sin miedo a que te interpele. Al fin y al cabo todos nos encontramos atrapados en el tiempo, movidos por el amor y temerosos de la muerte. Y buscamos respuestas a trágicas historias que cada día se adueñan de nuestras preocupaciones. La película da pistas, no respuestas. Aporta luz, no concreción. Se sumerge en el misterio de la tristeza humana para recuperar el sentido de la existencia humana en aquello que sobrepasa las fronteras de lo material.

No hay duda, muy recomendable para el aula y para el salón de casa… En las salas de cine ya no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario