viernes, 21 de octubre de 2016

A qué tenemos miedo...?

¿Quién no ha tenido una pesadilla en la que un ser extraño se adueña de tu propia existencia y provoca que, de manera inquieta, de retuerzas entre las sábanas y te escondas bajo la ropa de la cama? Seguramente todos... ¿Y no hemos trasladado esos monstruos a aspectos de nuestra vida que no nos atrevemos a afrontar? ¿Dónde quedó la sensibilidad hacia la enfermedad, la muerte? Las hemos apartado de nuestro entorno a pesar de que a través de los medios nos entran cada día por todos los sentidos.



Un monstruo viene a verme es un alegato para que los miedos más interiores de cada uno ante la enfermedad y la muerte broten, se hagan patentes y así poder afrontarlos. De poco sirve estar escondiéndolos. Cuando así lo hacemos no seremos capaces de ayudar a superar el sufrimiento, de preparar para afrontar el fracaso. Esconder esta realidad a las generaciones más jóvenes es poco saludable, es sesgar la realidad que antes o después, más lejos o más cerca, te acaba afectando.

Por eso recomiendo trabajar en las aulas esta película de Juan Antonio Bayona, quien con una sensibilidad especial y un acierto en el trabajo de las emociones aborda estos miedos que nos acaban ahogando en nosotros mismos y paralizando, dejando sin capacidad para reaccionar a nuestros propios retos diarios. Apartar de la realidad la enfermedad, el sufrimiento y la muerte es negarse a entender la propia existencia humana, educar para un mundo que no existe... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario