miércoles, 8 de junio de 2016

Y... ¿qué es la Ética?



En estos días se habla, y mucho, de la pregunta que en algún examen de selectividad se ha presentado  los alumnos para que realicen su comentario y puedan justificar su ansiado y temido acceso a la Universidad. Curioso que el año en que se da capote a la PAU, se elija una pregunta relacionada con la Ética.

Desaparece la P.A.U. que tantos años ha estado presente en la vida de los estudiantes preuniversitarios. Meses de tensión para alumnos que sabían de antemano que a final de curso les esperaba la dureza del examen junto al rigor del calor veraniego. Meses en los que el profesor de turno se encargaba de recordar constantemente la losa de la P.A.U. Meses en los que se cernía sobre cada acción de estudio la sombra de la P.A.U. en forma de "y si no..."

Pues todo esto se acaba, al menos tal y como lo hemos vivido hasta ahora. Vendrá otra forma, seguramente distinta, pero igual de controvertida. 

Como un preludio de lo que va a suceder, la Ética se ha convertido en protagonista de la última prueba de acceso a la Universidad. Con la P.A.U. también desaparece la Ética. Cierto es que sería muy fácil hacer el chiste y gritar a los cuatro vientos que hace tiempo que la ética desapareció de la vida pública en nuestro país y de algunas de sus instituciones. Aunque el chiste fuese fácil no estaría exento de verdad, pues asistimos continuamente a la contemplación de hechos cometidos por muchos y variados representantes políticos que han usado y usan lo público, tanto instituciones como dinero, sin ningún tipo de escrúpulo ético.

Al amparo de no sé qué ideología, aunque sospecho que de la más inhumana que existe, y esta no es otra que el neoliberalismo económico, la LOMCE ha eliminado del currículo de la enseñanza obligatoria dos asignaturas esenciales. Por un lado la asignatura de Educación para la Ciudadanía, asignatura enfocada al desarrollo de los principios que rigen la convivencia en un entorno democrático, conjugando los derechos y libertades bajo el amparo de la responsabilidad del ciudadano y el respeto máximo a los valores democráticos, tales como tolerancia, pluralidad, justicia, identidad y verdad. En el fondo principios éticos que sustentan la escala de valores de la ciudadanía.

La otra asignatura que la LOMCE ha retirado del currículo de la enseñanza obligatoria es la de Ética. Otra área clave en la enseñanza obligatoria para comprender, racionalizar y amar los principios básicos de la convivencia en una sociedad plural y democracia. Me pregunto en qué asignatura del currículo de la LOMCE los alumnos van a manejar y razonar las diferencias entre despenalizar y legalizar, entre lo estético y lo ético, entre el bien y el mal en sí mismos y las circunstancias que rodean los comportamientos humanos; entre lo aceptado socialmente y lo correcto... En definitiva demasiadas preguntas que se van a confundir en medio de un relativismo ético ligado a éxitos económicos, deportivos, etc... 

Es triste comprobar el riesgo evidente de querer construir técnicos muy preparados y olvidar la construcción de personas felices, capaces de encajar el éxito y el fracaso en cualquier circunstancia de la vida, como sujetos activos para la construcción de una sociedad mejor en la que quepamos todos. Más triste comprobar cada día que este modelo educativo sólo crea individuos capaces de hacer maravillas tecnológicas y de no defender sus derechos cuando son vulnerados vergonzosamente por quienes pagan campañas electorales, eventos deportivos, ...

Este modelo educativo encerrado en una ley educativa no busca otra cosas que la destrucción masiva del hombre, porque no hace otra cosa que esconder la frivolidad de priorizar lo económico sobre el resto de las dimensiones del ser humano, porque convierte la economía en un fin en si misma y porque prostituye al ser humano convirtiéndolo exclusivamente en un producto mercantil... ¡Qué pena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario