martes, 9 de diciembre de 2014

Y si empezásemos bien...



En ocasiones no es fácil gestionar los procesos educativos. ¿es que alguien pensó que era fácil? Pero por recuperar este blog, iniciemos el camino por el principio.
De repente recibes una llamada de teléfono para que atiendas a unos padres desconsolados. Padres que desistieron de su tarea de padres, es decir, dejaron atrás su identidad como tales. Dos cosas se me hacen cada vez más duras: ver como un profesor se derrumba y llora en mi despacho desconsoladamente y sentir como una familia ha abandonado su principal misión.
Los padres de hoy ya no son como los de antes. No, ya no. Ni mejores ni peores, simplemente distintos. Recuerdo mis primeros años de B.U.P. en los que si el tutor pedía hablar con tus padres, antes de la entrevista ya habías recibido el pertinente responso y algún adelanto en forma de tortazo. Hoy no. Las viñetas de la prensa española que de forma graciosa reflejan esta situación pueden parecer un poco exageradas, pero ya les adelanto que no. Años de director de un centro educativo corroboran estas afirmaciones.
Pero a lo que vamos. Tras la urgente y angustiosa llamada de teléfono, ¿cómo no voy a atender a unos padres? Que pasen. Y pasaron. Y no tardé en descubrir que habían pasado, pero de su propio hijo durante años. Me presentaron un niño desmotivado, apático y cansado ya del sistema educativo y de su propia vida.
Pero ¿cómo puede ser que un adolescente de 15 años esté ya cansado de vivir? Imposible. Pues ¡anda que no le queda! Quizá es que ha vivido más deprisa. Que ha vivido cosas que no le pertenece vivir a su edad… Pero eso los padres no lo dijeron… Tuve que hacer algunas llamadas de teléfono, pero no tardé en enterarme de la verdad…
Y qué triste descubrir que los padres habían mentido por encubrir a su propio hijo. ¿En beneficio de quién? De nadie. Ni de ellos, ni de su hijo, a quien a la larga le están haciendo un daño atroz al camuflar la verdad de su propia existencia entre las mentiras de una apariencia que no existe…

Una forma de reiniciar el camino de este blog en el que a través de personajes reales que se hacen ficción para ayudar a otros a entender, corregir y tomar las riendas de la complicada tarea de dirigir, liderar y, sobre todo, educar…

No hay comentarios:

Publicar un comentario